ÚLTIMAS REFLEXIONES

UN RINCÓN PARA ORAR

↑ Grab this Headline Animator

UN ROSARIO CADA VIERNES

Cada viernes, hora peninsular 09:00, en Canarias a las 08:00, y en cualquier otra parte del mundo la que mejor puedan elegir, nos unimos en el rezo del Rosario (VER AQUÍ) por la unidad de todos los creyentes, por la familia natural, hombre - mujer, por la vida y por la libertad de educación de los hijos.

Desde tu casa, online, desde tu trabajo, desde tu hospital y enfermedad, desde myfeeling, desde todas los colectivos y asociaciones, desde donde quieras que estés, tú también puedes unirte en este clamor al Padre, unidos a María Santisíma, para que el Espíritu Santo nos dé la capacidad y la luz de salvaguardar la vida y los valores morales y naturales que la dignidad de las personas hemos recibido de nuestro Padre Dios

viernes, 10 de mayo de 2013

MOMENTOS DIFÍCILES



Sí, Padre mío, sé que en mi vida habrá momentos difíciles. ¡Claro, no me gustaría! ¿A quién le gusta la tristeza o el sufrimiento? Pero la vida es un camino donde hay de todo un poco. Incluso, muchos tendrán más tristezas que alegría. Misterio, que en muchos momentos no llegamos a entender como con algunos la vida se ceba demasiado.

Pero, detrás de todo esto, que irremediablemente tendremos que padecer y sufrir por culpas, en muchas circunstancias, de los mismos hombres, lo verdaderamente importante es que al final todo se convertirá en gozo y alegría. Son tus Palabras las que nos prometen eso hoy en el Evangelio: "Estaréis tristes, pero vuestra tristeza se convertirá en gozo". Y tu Palabra siempre tiene cumplimiento.

Hoy, Señor, nuestra súplica va dirigida a que nos des fortaleza y voluntad para superar esas pruebas en nuestro camino. Necesitamos el aliento de tu Espíritu para vencer y superar las dificultades en los momentos y situaciones de tristeza, de sufrimientos, de debilidades y tentaciones que nos ofrece este mundo falso, hipócrita, mentiroso y abocado, sin Ti, a la muerte.

Necesitamos la paciencia que nos dé el tiempo necesario para agarrarnos a Ti y sufrir las afrentas, los desplantes, la soberbia y suficiencia de nuestros hermanos, con la humildad que vivió María, tu bendita Madre. No pedimos riquezas ni poder, solo paciencia y paz para soportar la cruz que nos toca a cada uno cargar. Amén.

No hay comentarios: