ÚLTIMAS REFLEXIONES

UN RINCÓN PARA ORAR

↑ Grab this Headline Animator

UN ROSARIO CADA VIERNES

Cada viernes, hora peninsular 09:00, en Canarias a las 08:00, y en cualquier otra parte del mundo la que mejor puedan elegir, nos unimos en el rezo del Rosario (VER AQUÍ) por la unidad de todos los creyentes, por la familia natural, hombre - mujer, por la vida y por la libertad de educación de los hijos.

Desde tu casa, online, desde tu trabajo, desde tu hospital y enfermedad, desde myfeeling, desde todas los colectivos y asociaciones, desde donde quieras que estés, tú también puedes unirte en este clamor al Padre, unidos a María Santisíma, para que el Espíritu Santo nos dé la capacidad y la luz de salvaguardar la vida y los valores morales y naturales que la dignidad de las personas hemos recibido de nuestro Padre Dios

miércoles, 27 de noviembre de 2013

MI INCLINACIÓN ES ESCAPAR



Nadie se atreve a caminar por un lugar peligroso, y menos a sabiendas de que por ese camino está expuesto a peligros incluso de muerte. Es obvio que nuestra primera reacción es huir de esa situación y aventurarnos por caminos más seguros. ¿Quién no piensa así? No sería humano pensar de otra forma.

Sin embargo, Jesús piensa de otra manera. Él mismo, no sólo lo piensa, vivió de otra manera. Daba de forma libre y voluntaria sin pedir nada a cambio, cosa extraña para nosotros, pues según nuestra forma de pensar, si damos esperamos recibir. Incluso se complicó su vida hasta entregarla por nosotros. Y no de una manera cualquiera, sino de la forma más ofensiva, indigna y reservada para los peores, una muerte de cruz.

Todo eso sin exigir nada. Es una forma muy extraña e inteligible para nosotros. Nunca lo comprenderemos porque nuestra humanidad está tocada e inclinada, por el pecado, a ser egoísta. Pero en Él, y por su Gracia, podemos llegar a comprenderlo y hasta vivirlo. Es lo que hoy nos propone Jesús: «Seréis entregados por padres, hermanos, parientes y amigos, y matarán a algunos de vosotros, y seréis odiados de todos por causa de mi nombre». 

Y seguidamente, nos llena de esperanza y de fuerzas para atrevernos a vivir esa experiencia de amor: «Pero no perecerá ni un cabello de vuestra cabeza. Con vuestra perseverancia salvaréis vuestras almas». 

Hoy, Padre nuestro, en, con y por tu Hijo Jesús, te pedimos esa fuerza y esa valentía para, confiados en Él y en tu Espíritu, seamos capaces de entregar nuestra vida en la vivencia y proclamación de tu Palabra.

No hay comentarios: