ÚLTIMAS REFLEXIONES

UN RINCÓN PARA ORAR

↑ Grab this Headline Animator

UN ROSARIO CADA VIERNES

Cada viernes, hora peninsular 09:00, en Canarias a las 08:00, y en cualquier otra parte del mundo la que mejor puedan elegir, nos unimos en el rezo del Rosario (VER AQUÍ) por la unidad de todos los creyentes, por la familia natural, hombre - mujer, por la vida y por la libertad de educación de los hijos.

Desde tu casa, online, desde tu trabajo, desde tu hospital y enfermedad, desde myfeeling, desde todas los colectivos y asociaciones, desde donde quieras que estés, tú también puedes unirte en este clamor al Padre, unidos a María Santisíma, para que el Espíritu Santo nos dé la capacidad y la luz de salvaguardar la vida y los valores morales y naturales que la dignidad de las personas hemos recibido de nuestro Padre Dios

miércoles, 20 de noviembre de 2013

DESCUBRIR MI VOCACIÓN ES DESCUBRIR MIS TALENTOS



La vocación va muy unida a tus cualidades y talentos. Difícilmente alguien se dedicará a algo que realmente le es muy difícil realizar. Muchas veces hemos oído decir: "Esto no es para mí", o "yo no sirvo para esto". El sentido común nos dice que nos encontramos más a gusto con aquello que se nos da. Así encontramos a mucha gente que, por razones de la vida, se tienen que dedicar a una cosa, pero que luego, como afición, practican aquella para la que se sienten más válido.


Descubrir para lo que estoy llamado, o dicho de otra forma, para lo que valgo, es descubrir los dones y talentos que el Padre Dios me ha regalado. Y ese regalo no es para guardarlo en mi corazón esperando a que me lo pida, sino para entregarlo multiplicado por el esfuerzo, al máximo, que nosotros podamos hacer.

Hoy Jesús nos señala ese camino y nos descubres cual debe ser nuestra respuesta y la que Padre Dios espera de cada uno de nosotros. Nunca debemos enterrar nuestros talentos, ni tampoco usarlos para nuestro provecho propio, pues tenemos que devolvérselos. No nos pertenecen, y por lo tanto tendremos que negociarlo en provecho del bien común. Así los tomará el Señor de buen agrado, y seremos recompensados.

Pidamos con fe y confianza esa Gracia, para que nuestra vida sea entregada en disponibilidad y trabajo en bien de todos los hombres. No somos dueños de nuestros talentos, sino administradores para el bien común.

No hay comentarios: