ÚLTIMAS REFLEXIONES

UN RINCÓN PARA ORAR

↑ Grab this Headline Animator

UN ROSARIO CADA VIERNES

Cada viernes, hora peninsular 09:00, en Canarias a las 08:00, y en cualquier otra parte del mundo la que mejor puedan elegir, nos unimos en el rezo del Rosario (VER AQUÍ) por la unidad de todos los creyentes, por la familia natural, hombre - mujer, por la vida y por la libertad de educación de los hijos.

Desde tu casa, online, desde tu trabajo, desde tu hospital y enfermedad, desde myfeeling, desde todas los colectivos y asociaciones, desde donde quieras que estés, tú también puedes unirte en este clamor al Padre, unidos a María Santisíma, para que el Espíritu Santo nos dé la capacidad y la luz de salvaguardar la vida y los valores morales y naturales que la dignidad de las personas hemos recibido de nuestro Padre Dios

domingo, 17 de noviembre de 2013

TÚ ERES MI ALIMENTO



En Ti, Dios mío, tengo puestas todas mis esperanzas. Mi compromiso casi ineludible es mi cita contigo todos los días. Y no quiero romperlo nunca, a pesar de encontrar dificultades; quienes se asombran porque les parece exagerado; quienes me critican y tratan de santurrón y beato y de mal ejemplo; quienes procuran descubrirme el más mínimo fallo para justificar sus criticas...etc.

A pesar de todo eso, y también de mi propias debilidades, yo sigo adelante y me veo contigo todos los días. Y como tu Cuerpo como alimento supremo que me guarda y fortalece ante todas esas adversidades. Y hablo, hablo casi todo el día, unas veces en reposo y silencio, y otras durante el día en mis reflexiones y dificultades que me salen al encuentro.

Tú Señor, eres mi Norte, mi Guia, mi Destino, mi Llamada. Sin Ti mi mundo quedaría cojo, desarbolado, sin sentido, vacío, sin saber a donde ir, perdido y muerto. Contigo, todo cambia, recobra la luz, el sentido, es pleno, hermoso, y reboza de gozo y felicidad. 

A pesar de las dificultades, amenazas, tragedias, huracanes, tempestades, persecuciones...etc. Unos, por tu Gracia, no las padecemos; otros, también por tu Gracia, porque solo Tú sabes porque las permites, las sufren y las padecen, pero en la esperanza de llegar, en Ti, al gozo y la felicidad de tu salvación. Tú, Señor, sabes lo que es bueno para cada uno de nosotros.

Te pedimos que nos des la sabiduría de acoger con paciencia y docilidad tus mandatos y de seguir tus pasos como lo hizo tu bendita Madre María.

No hay comentarios: