ÚLTIMAS REFLEXIONES

UN RINCÓN PARA ORAR

↑ Grab this Headline Animator

UN ROSARIO CADA VIERNES

Cada viernes, hora peninsular 09:00, en Canarias a las 08:00, y en cualquier otra parte del mundo la que mejor puedan elegir, nos unimos en el rezo del Rosario (VER AQUÍ) por la unidad de todos los creyentes, por la familia natural, hombre - mujer, por la vida y por la libertad de educación de los hijos.

Desde tu casa, online, desde tu trabajo, desde tu hospital y enfermedad, desde myfeeling, desde todas los colectivos y asociaciones, desde donde quieras que estés, tú también puedes unirte en este clamor al Padre, unidos a María Santisíma, para que el Espíritu Santo nos dé la capacidad y la luz de salvaguardar la vida y los valores morales y naturales que la dignidad de las personas hemos recibido de nuestro Padre Dios

lunes, 4 de noviembre de 2013

SÓLO TE PIDO TU GRACIA



Eso es lo que quiero, aunque no sea lo que hago. Recuerdo ahora las palabras de Pablo de Tarso: hago lo que no quiero, y dejo de hacer lo que quiero. A mí me ocurre igual, y más en esto de dar y no recibir. Para qué esconderlo, Señor. Tú sabes los secretos y las apetencias más profundas de mi corazón.

Por eso, Señor, me confieso, como aquel publicano, un pobre pecados y clamo por tu Misericordia. Pero, también aprovecho para pedirte la Gracia de transformar mi corazón egoísta y de piedra, en un corazón generoso y de carne, capaz de darse simplemente por amor sin esperar nada a cambio.

No quiero nada más sino eso, porque sé que dándome recibiré todo aquello que deseo, que aunque se me esconda a mi corazón, es la dicha que todos buscamos: la paz y la felicidad eterna que sólo se encuentra en Ti.

Hoy, Padre del Cielo, quiero acompañarme y apoyarme en María, la Madre que Tú elegiste para tu Hijo Predilecto. Porque Ella supo ser humilde, desprendida y generosa, dándose en su totalidad sin esperar nada a cambio, sin entender muchas cosas, sin imaginar ni sospechar el camino. Sólo confiada en tu Palabra. Danos un corazón como Ella y fortalécenos para vivirlo en la esperanza confiada en tu Palabra.

No hay comentarios: