ÚLTIMAS REFLEXIONES

UN RINCÓN PARA ORAR

↑ Grab this Headline Animator

UN ROSARIO CADA VIERNES

Cada viernes, hora peninsular 09:00, en Canarias a las 08:00, y en cualquier otra parte del mundo la que mejor puedan elegir, nos unimos en el rezo del Rosario (VER AQUÍ) por la unidad de todos los creyentes, por la familia natural, hombre - mujer, por la vida y por la libertad de educación de los hijos.

Desde tu casa, online, desde tu trabajo, desde tu hospital y enfermedad, desde myfeeling, desde todas los colectivos y asociaciones, desde donde quieras que estés, tú también puedes unirte en este clamor al Padre, unidos a María Santisíma, para que el Espíritu Santo nos dé la capacidad y la luz de salvaguardar la vida y los valores morales y naturales que la dignidad de las personas hemos recibido de nuestro Padre Dios

martes, 19 de noviembre de 2013

MI VIDA SE HACE VIDA EN TI CUANDO ACOJO TU PALABRA



Cuántas veces hemos leído y oído el Evangelio. Algunas veces al empezar a leer algunos he sentido la tentación de que ya me lo sé, o de que lo mismo de siempre. Sí, somos tan humanos y pecadores que no somos capaces ni de levantarnos del suelo sin la Gracia del Señor.

¡Tantas veces que si el viento las devolviera nos enterrarían de palabras! Son palabras muertas, que hemos oído, pero casi no escuchado, y que se quedan en el vacío y se borran con la brisa y el tiempo. Son palabras que no viven ni dan vida, yacen muertas en la oscuridad y dan frío y tristeza. Son palabras que nos arrastran al precipicio, nos confunden y terminan por matarnos. Son palabras no de vida, sino de muerte.

Porque la Palabra de Dios es Palabra de Vida Eterna; es Palabra de verdadera Vida, que levanta y pone en camino. O que abaja y abre el corazón para implicarse en el solidario y fraterno mundo en el que vivimos. Es Palabra que cuando se escucha, no se oye, se acoge en el corazón, y lo revuelve y hace latir al cien por cien. Y bombea la Gracia de Amor recibida, del Dios Padre e Hijo y Espíritu Santo, y alegra, hace feliz y fortalece, hasta el punto de cambiar radicalmente tu vida como experimentó Zaqueo.

Hoy quiero pedirte, Señor, esa Palabra. Palabra que no se quede en mi boca ni en mi lengua. Palabra que entre en mi vida y anide en mi corazón. Palabra que explote en el volcán de mi pobreza y esparza todo mi ser en darme y compartir sin medida ni exigencias. Palabra que sólo Tú tienes y das gratuitamente.

No hay comentarios: