ÚLTIMAS REFLEXIONES

UN RINCÓN PARA ORAR

↑ Grab this Headline Animator

UN ROSARIO CADA VIERNES

Cada viernes, hora peninsular 09:00, en Canarias a las 08:00, y en cualquier otra parte del mundo la que mejor puedan elegir, nos unimos en el rezo del Rosario (VER AQUÍ) por la unidad de todos los creyentes, por la familia natural, hombre - mujer, por la vida y por la libertad de educación de los hijos.

Desde tu casa, online, desde tu trabajo, desde tu hospital y enfermedad, desde myfeeling, desde todas los colectivos y asociaciones, desde donde quieras que estés, tú también puedes unirte en este clamor al Padre, unidos a María Santisíma, para que el Espíritu Santo nos dé la capacidad y la luz de salvaguardar la vida y los valores morales y naturales que la dignidad de las personas hemos recibido de nuestro Padre Dios

sábado, 2 de noviembre de 2013

¿QUÉ PUEDO OFRECERTE SEÑOR?



A la hora de mi atardecer me asaltan mis miedos y dudas. No tengo nada que darte. Miro mi vida y no veo los frutos que pienso Tú esperas de mí. ¿Qué puedo ofrecerte? Analizo mi camino y encuentro decepciones, fracasos, caídas, pecados, infidelidades... y pocos frutos. Mi cosecha es pobre y mis manos, ¡siento miedo!, están vacías. ¿Qué puedo ofrecerte Señor?

Me consuela y da esperanza cuando el momento de tu Crucifixión, aquel ladrón experimentó tu divinidad, y el Espíritu le iluminó para reconocerte verdadero y único Hijo de Dios. Reconoció sus miserias y sus pecados. Por eso yacía allí, junto a Ti, castigado a una muerte de cruz por sus propios pecados. Sin embargo, reconoció tu limpieza, tu Verdad, tu inocencia para que Tú Señor merecieras ser condenado a morir en la Cruz.

Y, ofreciéndote sus miserias y sus pecados, te pidió que te acordaras de él cuando estuvieses en tu Reino. Y Tú Señor le respondiste: «Yo te aseguro: hoy estarás conmigo en el Paraíso». Posiblemente aquel ladrón no tendría nada que ofrecerte y a Ti nada te importó. Igual que me pasa a mí Señor. No tengo sino miserias como aquel buen ladrón. Ten piedad y acuérdate de mí cuando estés en tu Reino.

No hay comentarios: