ÚLTIMAS REFLEXIONES

UN RINCÓN PARA ORAR

↑ Grab this Headline Animator

UN ROSARIO CADA VIERNES

Cada viernes, hora peninsular 09:00, en Canarias a las 08:00, y en cualquier otra parte del mundo la que mejor puedan elegir, nos unimos en el rezo del Rosario (VER AQUÍ) por la unidad de todos los creyentes, por la familia natural, hombre - mujer, por la vida y por la libertad de educación de los hijos.

Desde tu casa, online, desde tu trabajo, desde tu hospital y enfermedad, desde myfeeling, desde todas los colectivos y asociaciones, desde donde quieras que estés, tú también puedes unirte en este clamor al Padre, unidos a María Santisíma, para que el Espíritu Santo nos dé la capacidad y la luz de salvaguardar la vida y los valores morales y naturales que la dignidad de las personas hemos recibido de nuestro Padre Dios

jueves, 7 de junio de 2012

PERDONA, SEÑOR, POR MI REPETICIÓN

Un día me olvidé de ti, Señor. Un día me olvidé de amar


Porque siempre te estoy diciendo lo mismo. Imagino la cara que pondrás, pues siempre con la misma canción, pero es que no encuentro otras palabras. Necesito de Ti, Dios mío, porque me cuesta amar, amar a tu estilo, a tu manera, a tu darte y entregarte.

Me es más fácil acudir a la Eucaristía. A veces se me va el santo al cielo, me distraigo, y cuando termina no tengo ningún compromiso. Y si lo hago, pronto me olvido, o no lo cumplo porque mis fuerzas fallan, no tienen memoria. ¡Ya ves, Señor, soy un desastre!

Me da vergüenza, y siento miedo presentarme ante Ti. Ese sentimiento es lo que me hace sentir miedo a la hora de mi cita, de mi muerte: "No ir cargado de obras de amor". Sí, llevaré muchos rosarios, muchos padre nuestro, muchas reuniones, muchas reflexiones... ¿pero son realmente obras de amor?

No lo sé, Señor, pero es lo que tengo y lo que puedo darte. Eso sí, quiero ofrecértelo sin regateos, de forma sincera, en verdad y con todo el amor que pueda. Espero y tengo esperanza que las acepte, y, solo tu Gracia, puede transformarlas en frutos de amor verdadero.

Porque no entiendo tu muerte. No puedes morir para dejarme sólo ante el peligro, pues Tú sabías y sabes cómo soy y lo que puedo dar. Con tu muerte me transformas y haces todo mi obrar oro puro, buenas obras. Por eso, Señor, tengo confianza en Ti, y sigo adelante confiado en que Tú, cuándo quieras, cómo quieras, y donde quieras, puedes convertir mis panes y peces, en alimento de buenos frutos para todos.

No hay comentarios: