ÚLTIMAS REFLEXIONES

UN RINCÓN PARA ORAR

↑ Grab this Headline Animator

UN ROSARIO CADA VIERNES

Cada viernes, hora peninsular 09:00, en Canarias a las 08:00, y en cualquier otra parte del mundo la que mejor puedan elegir, nos unimos en el rezo del Rosario (VER AQUÍ) por la unidad de todos los creyentes, por la familia natural, hombre - mujer, por la vida y por la libertad de educación de los hijos.

Desde tu casa, online, desde tu trabajo, desde tu hospital y enfermedad, desde myfeeling, desde todas los colectivos y asociaciones, desde donde quieras que estés, tú también puedes unirte en este clamor al Padre, unidos a María Santisíma, para que el Espíritu Santo nos dé la capacidad y la luz de salvaguardar la vida y los valores morales y naturales que la dignidad de las personas hemos recibido de nuestro Padre Dios

miércoles, 20 de junio de 2012

¡SEÑOR!, ¿PARA QUÉ MENTIRTE?

 

Porque toda mi vida ha sido así, una sarta de mentiras. Miento porque la mayoría de las veces me pongo en tu presencia sin ganas, me cuesta estar contigo. Sí, Tú lo sabes, y creo que sabrás que algunas veces si lo deseo y me lo paso bien. Ha habido buenos momentos, he incluso llorado de gozo y felicidad.

Pero son los menos. Abundan más los hechos a regañadientes. Perdóname por creerme que con orar y rezar contigo un rato ya todo está cumplido. ¡Vaya osadía y vergüenza! De nada me vale aparentar, porque Tú lo ves todo, sabes de mí más que yo, lo sabes todo. Sabes de mis pensamientos, de mis actitudes, de mis intenciones, de mis...

Pero también sabes, mi Señor, que quiero ser cómo a Ti te gustaría que fuese, para lo que Tú me has creado, para lo que Tú Hijo ha entregado su vida. ¡Yo quiero, Jesús, pero me cuesta, no puedo superar estas pruebas! Mi orgullo, mi vanidad, mi soberbia, mi carnalidad, mis apetencias, mi... Estoy todo lleno de defectos y limitaciones.

Estoy convencido que, sin Ti, Jesús, nada puedo, ni nada conseguiré. Dame la paciencia de no falsear mi vida, de decir lo que pienso aunque no sea lo que quiero, para que eso, al menos, me descubra, me delate y no peque por mentir y aparentar. 

Pero, mejor, Señor, dame la capacidad de vencerme y de, a pesar de mis caídas, levantarme y esforzarme en hacer tu Voluntad, aunque sea contra mis deseos y apetencias, porque sé que en ella encontrare la felicidad y el gozo que busco. Amén.

No hay comentarios: