ÚLTIMAS REFLEXIONES

UN RINCÓN PARA ORAR

↑ Grab this Headline Animator

UN ROSARIO CADA VIERNES

Cada viernes, hora peninsular 09:00, en Canarias a las 08:00, y en cualquier otra parte del mundo la que mejor puedan elegir, nos unimos en el rezo del Rosario (VER AQUÍ) por la unidad de todos los creyentes, por la familia natural, hombre - mujer, por la vida y por la libertad de educación de los hijos.

Desde tu casa, online, desde tu trabajo, desde tu hospital y enfermedad, desde myfeeling, desde todas los colectivos y asociaciones, desde donde quieras que estés, tú también puedes unirte en este clamor al Padre, unidos a María Santisíma, para que el Espíritu Santo nos dé la capacidad y la luz de salvaguardar la vida y los valores morales y naturales que la dignidad de las personas hemos recibido de nuestro Padre Dios

miércoles, 15 de agosto de 2012

EL CAMINO DE MARÍA

 - El camino. ¡No un viandante! Si, como entonces,
también lo quiero hacer yo, Señor, pero necesito tu Gracia, la luz del Espíritu Santo para poder llegar a la casa de Isabel. Solo me perdería, y mis fuerzas me fallarían. Quisiera tener la voluntad, la sencillez y humildad de tu Madre, María, para ponerme al servicio de los demás.

Y para llevarte en mi corazón, Ella lo hizo en su vientre, a la casa de mis parientes, de mis amigos, de mis compañeros de trabajo, de comunidad, de... Quisiera ser tu apóstol, Jesús, Señor nuestro, para proclamar tu Palabra desde mi vida, desde una actitud de servicio y humildad.

Ese es el camino que tu Madre nos señala, precisamente hoy que celebramos su Asunción a los Cielos. El camino de subida, pero una subida que es solo aparente, porque es en el descenso donde deponemos nuestras actitudes de soberbia y orgullo, para transformarlas en humildad y servicio. 

El camino de ascenso implica un descenso para encontrarnos abajo, al pie de la montaña, con el Jesús que se esconde en cada uno de nosotros. Es donde único pude nacer y crecer el amor. Por eso, ascender implica también descender. Así lo señaló Jesús a Pedro, Santiago y Juan en el Tabor.
 
Ya, con Jesús en tu vientre glorioso, nos indicaste cual iba a ser su camino, la Gloria en el descender a la naturaleza humana, para igualados a nosotros y entregados hasta la muerte, redimir nuestra naturaleza caída y tocada por el pecado. Has sido corredentora, por la Gracia de Dios, en tu Hijo Jesús al llevarlo en tu vientre y al, poniéndote a sus servicio, entregárnoslo para nuestra salvación.

Madre nuestra, ofrecida al pie de la Cruz por tu Hijo Jesús, acompañanos en nuestro camino particular hacia la casa de nuestros parientes y amigos, para que sepamos como tú, servir y ser humildes, y podamos arrancar de los demás, para Gloria del Señor, un canto de alabanzas. Amén.

1 comentario:

Mirta - Luce nel cuore dijo...

Preciosa Reflexión Salvador, que aprendamos a entregar nuestra vida a Dios imitando a María. Que Dios los bendiga!