ÚLTIMAS REFLEXIONES

UN RINCÓN PARA ORAR

↑ Grab this Headline Animator

UN ROSARIO CADA VIERNES

Cada viernes, hora peninsular 09:00, en Canarias a las 08:00, y en cualquier otra parte del mundo la que mejor puedan elegir, nos unimos en el rezo del Rosario (VER AQUÍ) por la unidad de todos los creyentes, por la familia natural, hombre - mujer, por la vida y por la libertad de educación de los hijos.

Desde tu casa, online, desde tu trabajo, desde tu hospital y enfermedad, desde myfeeling, desde todas los colectivos y asociaciones, desde donde quieras que estés, tú también puedes unirte en este clamor al Padre, unidos a María Santisíma, para que el Espíritu Santo nos dé la capacidad y la luz de salvaguardar la vida y los valores morales y naturales que la dignidad de las personas hemos recibido de nuestro Padre Dios

viernes, 12 de julio de 2013

¿CÓMO SOPORTAR EL PELIGRO Y AMENAZA DE LOS LOBOS?



Esa es mi pregunta Señor, ¿cómo caminar con esa angustia, amenaza y peligro? ¿Puedo acaso con la prudencia, la sencillez y buenas intenciones vencer la codicia, la avaricia, la soberbia y el egoísmos de los hombres? ¿Puedo, incluso, llegar a amarlos y perdonarlos aun sabiendo que peligra hasta mi vida? ¿Y cómo me lo pides a mí siendo yo también uno de ellos?

Como ves Señor, me hago un lío de confusiones que me debilitan y me hacen insoportable el camino. Sin embargo, Tú, firmes como una roca, me sostienes y prometes que si persevero me salvaré. ¿Por qué no soy capaz de creerte? ¿Por qué me fe se tambalea? ¿Acaso quiero un camino cómodo, fácil o sin muchos problemas? ¿O quizás sea que los problemas los quiero elegir yo y resolverlos yo?

Sí, Señor, creo que soy yo el problema que dificulta que tu Gracia pase a mi corazón, y que el camino, aún comprometido e incómodo, sea un camino de gozo y alegría como nos ha dicho el Papa Francisco. Y yo, a pesar de mis dificultades y problemas, me empeño en creerte, en seguirte porque creo en tu Palabra. Sé, Señor, que tu Palabra se cumple, siempre se ha cumplido, y me basta. Tú eres mi salvación y en Ti pongo toda mi vida.

Dame las fuerzas que necesito para nunca desfallecer y para hacer el camino, a pesar de lo pesado e incómodo que resulta, con la esperanza de que Tú vas conmigo y que de las espinas renace el gozo y la alegría.

No hay comentarios: