ÚLTIMAS REFLEXIONES

UN RINCÓN PARA ORAR

↑ Grab this Headline Animator

UN ROSARIO CADA VIERNES

Cada viernes, hora peninsular 09:00, en Canarias a las 08:00, y en cualquier otra parte del mundo la que mejor puedan elegir, nos unimos en el rezo del Rosario (VER AQUÍ) por la unidad de todos los creyentes, por la familia natural, hombre - mujer, por la vida y por la libertad de educación de los hijos.

Desde tu casa, online, desde tu trabajo, desde tu hospital y enfermedad, desde myfeeling, desde todas los colectivos y asociaciones, desde donde quieras que estés, tú también puedes unirte en este clamor al Padre, unidos a María Santisíma, para que el Espíritu Santo nos dé la capacidad y la luz de salvaguardar la vida y los valores morales y naturales que la dignidad de las personas hemos recibido de nuestro Padre Dios

miércoles, 11 de julio de 2012

DESPIERTA A TU IGLESIA

vivirdecaraadios.blogspot.com
 - Se trata de un detalle: El Señor envió a los Doce a proclamar el...

Señor, así lo has dicho, de forma muy clara y sin lugar a dudas. Envías a tus apóstoles a expulsar demonios y a curar de toda enfermedad y dolencia, y la gente responde, se agolpa a la manifestación de tu poder a través de los apóstoles.

Ellos, conforme a tu envío y misión, acuden proclamando y curando, ¿por qué hoy no ocurre y pasa lo mismo? Nuestras iglesias se están quedando vacías. Se oye a los obispos, los sucesores de tus apóstoles quejarse de eso, y tratan de estudiar nuevas estrategias para convocar y atraer a la gente.

Nuestras iglesias se hacen viejas y la gente acude simplemente por costumbre o cuando hay un acto ritual de mero cumplimiento. ¿Qué está ocurriendo? ¿Tú, Señor, ya no expulsas demonios o sanas enfermedades y dolencias? O tus apóstoles de hoy no tienen ese poder? ¿Se lo has quitado, Señor?

¿O, quizás, ellos han perdido la confianza en Ti, y no se creen que pueden curar? ¿Cuál es la razón, Dios mío? 

Creo que esa es la única forma y método que Tú distes a tus apóstoles, la de predicar expulsando a los espíritus inmundos y sanando toda enfermedad. y esa debe ser la que ellos ahora continúen. Se trata de proclamar y curar en nombre del Señor, no hay otra forma, ni tampoco otra evangelización. Esa es la única y la que debemos emprender.

Danos, Señor, la sabiduría, la fuerza de dejarnos llevar por el poder y la fuerza de tu Espíritu para que, abandonados a Él, tengamos la confianza de actuar tal y como Él nos envía. Amén.

No hay comentarios: