ÚLTIMAS REFLEXIONES

UN RINCÓN PARA ORAR

↑ Grab this Headline Animator

UN ROSARIO CADA VIERNES

Cada viernes, hora peninsular 09:00, en Canarias a las 08:00, y en cualquier otra parte del mundo la que mejor puedan elegir, nos unimos en el rezo del Rosario (VER AQUÍ) por la unidad de todos los creyentes, por la familia natural, hombre - mujer, por la vida y por la libertad de educación de los hijos.

Desde tu casa, online, desde tu trabajo, desde tu hospital y enfermedad, desde myfeeling, desde todas los colectivos y asociaciones, desde donde quieras que estés, tú también puedes unirte en este clamor al Padre, unidos a María Santisíma, para que el Espíritu Santo nos dé la capacidad y la luz de salvaguardar la vida y los valores morales y naturales que la dignidad de las personas hemos recibido de nuestro Padre Dios

sábado, 7 de julio de 2012

¡SEÑOR, AHORAS QUE TE HAS IDO...

grandeza.obolog
  - Oh Señor Dios, oye mi oración, escucha mis ruegos;

Permíteme tener la esperanza de esperar tu regreso. Y sé que el camino de esperarte pasa por mantener mi esperanza y me fe confiada en tu venida. Porque tu Palabra es Palabra de Vida Eterna. Pero también necesito poner todo lo que depende y está de mi parte.

Tú, Señor, me has dado unos dones y unas cualidades de forma gratuita. Y de la misma forma, con ese don extraordinario que he recibido también de tu Mano generosa, la libertad, quiero voluntariamente poner a tu disposición todo el esfuerzo y el empeño de esos dones y cualidades que me has dado.

Necesito desapegarme de todo aquello que me separa de Ti; necesito afianzar me confianza y mi fe en tu Palabra, y necesito predisponerme a luchar contra todo aquello que me empuje a acomodarme e instalarme en mi zona de confort y me predisponga a rechazarte.

Necesito ayunar, Dios mío. Ayunar de todo aquello que me invita a negarte, a olvidarte, a mirar hacia otro lado. Necesito ayunar de mis egoísmos dentro de la familia, del trabajo, de los amigos, de la sociedad. Necesito el esfuerzo de la lucha diaria contra la esclavitud de mis propios apegos que me proponen olvidarte y no seguirte.

Dame, Dios mío, las fuerzas y la perseverancia del ayuno y el sacrificio para saber esperarte. Dame la sabiduría de tener paciencia, constancia y confianza en esperarte hasta que Tú vuelvas, y no dejarme llevar por las tentaciones de este mundo. Amén.

No hay comentarios: