ÚLTIMAS REFLEXIONES

UN RINCÓN PARA ORAR

↑ Grab this Headline Animator

UN ROSARIO CADA VIERNES

Cada viernes, hora peninsular 09:00, en Canarias a las 08:00, y en cualquier otra parte del mundo la que mejor puedan elegir, nos unimos en el rezo del Rosario (VER AQUÍ) por la unidad de todos los creyentes, por la familia natural, hombre - mujer, por la vida y por la libertad de educación de los hijos.

Desde tu casa, online, desde tu trabajo, desde tu hospital y enfermedad, desde myfeeling, desde todas los colectivos y asociaciones, desde donde quieras que estés, tú también puedes unirte en este clamor al Padre, unidos a María Santisíma, para que el Espíritu Santo nos dé la capacidad y la luz de salvaguardar la vida y los valores morales y naturales que la dignidad de las personas hemos recibido de nuestro Padre Dios

domingo, 8 de julio de 2012

ME CUESTA VERTE TAN CERCANO

Añadir leyenda

Y, ¡tan cerca estás!, que no te reconozco, e incluso te rechazo porque me pareces que, Tú, siendo Dios, no puedes rebajarte tanto. Y otra cosa, me parece tan fácil acceder a Ti que a dudo de tu presencia. Se hace todo tan normal que llega a convertirse en rutina, y de la rutina paso a la indiferencia.

Necesito algo más desconocido, no tan cerca, algo de fuera qué, por ser desconocido, me parezca más sorprendente, más impactante, más atrayente. Lo nuestro, lo mío, lo tengo tan a mano, tan cerca qué no lo valoro ni me parece tan importante.

Líbrame, Señor, de esta tentación tan frecuente y cercana a mí. Te tengo a pocos minutos de casa, vivo, real, presente en el Sagrario, y por tenerte tan al alcance no tomo conciencia de ese gran privilegio. Dame la sabiduría de apreciar el gran tesoro de saberme delante de Ti, y de poderme dirigirme a Ti.

Puedo alimentarme de tu Cuerpo diariamente, y recibir la Gracia de sacrificio incruento que cada día tengo la dicha de presenciar en la celebración de la Eucaristía. Allí te haces presente cada día bajo las especie de pan y vino, tal y como Tú mismo nos lo diste el día de la Santa Cena.

Perdóname, Señor, todas mis indiferencias, todos mis rechazos, todas mis osadas preguntas y desconfianzas; perdóname todas mis dudas y exigencias infundadas, llevado por mi incredulidad y mis escándalos. Dame la gracia de la fe, de la confianza y de la obediencia, porque, Tú, Señor, eres el verdadero Hijo de Dios. Amén.

1 comentario:

MARTA ELENA Cisneros dijo...

QUE HERMOSA Y SENTIDA REFLECCIÓN.LEER ESTO ME DÁ ÁNIMOS PARA EMPEZAR A BUSCARLO Y VALORARLO MAS,AHÍ ESCONDIDO EN EL SAGRARIO PERMANECE PRISIONERO DE AMOR POR NOSOTROS.BENDITO Y ALABADO SEAS SEÑOR.TE ADORO,TE ALABO Y TE BENDIGO.