ÚLTIMAS REFLEXIONES

UN RINCÓN PARA ORAR

↑ Grab this Headline Animator

UN ROSARIO CADA VIERNES

Cada viernes, hora peninsular 09:00, en Canarias a las 08:00, y en cualquier otra parte del mundo la que mejor puedan elegir, nos unimos en el rezo del Rosario (VER AQUÍ) por la unidad de todos los creyentes, por la familia natural, hombre - mujer, por la vida y por la libertad de educación de los hijos.

Desde tu casa, online, desde tu trabajo, desde tu hospital y enfermedad, desde myfeeling, desde todas los colectivos y asociaciones, desde donde quieras que estés, tú también puedes unirte en este clamor al Padre, unidos a María Santisíma, para que el Espíritu Santo nos dé la capacidad y la luz de salvaguardar la vida y los valores morales y naturales que la dignidad de las personas hemos recibido de nuestro Padre Dios

domingo, 22 de septiembre de 2013

¿QUÉ PUEDO PONER DE MI PARTE?



He recibido lo suficiente para el camino. No sería justo que me pusiese en el camino sin tener los medios para poder avanzar hacia la meta de la felicidad eterna. Si lo estoy es porque he recibido lo suficiente para encontrar la forma de dar los pasos suficiente hasta alcanzar la meta. Dios no es un Padre que abandona o nos deja solo. Siempre acompaña.

Otra cosa es que esté dispuesto a darlos, y que quiera darlos. Puedo, pero no solo. Creerme que puedo hacerlo solo puede ser una trampa, y una trampa de difícil salida. Nuestra soberbia y orgullo serán muros infranqueables que nos impedirán avanzar. Necesito usar el traje de la humildad. Se hace necesario y lo tengo al alcance de mi mano. Sólo necesito dejármelo poner. 

Por eso soy libre, me ha hecho libre y soy yo quien tengo que decidir. Sólo me perderé, pero en Manos del Espíritu podré encontrar el camino verdadero. Lo tengo a mi disposición. Sólo tengo que llamarlo y abrirle las puertas de mi corazón. Ayúdanos Padre nuestro.

Quiero, en compañía de todos los que entramos en este humilde rincón, pedirte Señor la fuerza y voluntad de dejarme guíar y conducir por el Espíritu Santo. Tú nos lo has enviado para asistirnos y fortalecernos en la lucha diaria de cada día, para superar las adversidades y las tentaciones de un mundo hedonista y cómodo. 

Danos la inquietud de preocuparnos por los más pobres, por los que sufren y lo pasan mal, y el gozo de encontrar la paz en el servicio y la disponibilidad por hacerles bien.

No hay comentarios: